sábado, 26 de diciembre de 2009

A MI OTRA CUÑADA TAMBIEN LE GUSTA


Recibí una llamada de mi hija que se encontraba en una fiesta con sus amigas, pidiéndome que le vaya a ver estaba en un poblado a unos 30 minutos de la casa, como mi cuñada estaba visitándonos me dice yo te acompaño y luego me pasas dejando por mi casa, efectivamente unos 20 minutos ante de las 11 de la noche le dije que saliéramos, nos subimos a mi carro prendí un cigarrillo, y por mi cabeza pasaron recuerdos que compartía con ella, siempre le había deseado pero jamás pude hacer nada con ella, la primera vez que le tuve fue cuando ella se emborracho y como se sentía mal me llamaron para que le llevara unos calmantes, como estaba bastante borracha sugerí retirarle la ropa y los zapatos dejándole casi desnuda para que pudiera respirar con mayor facilidad, su madre me acepto mi sugerencia, le pedí que le trajera un café para ver si así le pasaba y aproveche para en su borrachera darle unos masajes completos por todito su cuerpo, sin duda era bonita y tenía un hermoso cuerpo; la otra fue cuando se quedo a dormir en mi casa y al día siguiente al despertar de su borrachera me pidió que le diera unos masajes, como estaba casi desnuda aproveche para acariciarle sus senos a lo que ella no se negó, luego fui más audaz y le introduje dos dedos en su vagina y también dos dedos en su culito, eso le encanto pero me acobarde de hacerle tocar mi verga y peor hacerle mamar o introducirle, sin embargo ella acabo por lo menos dos veces y yo me quede con ganas, ese deseo que le sentía me recorría esta noche mi cabeza, ambos éramos ya mayores, yo le llevaba como 10 años y ella a pesar de ser de contextura pequeña se encontraba bien formada.
Habría pasado unos cinco minutos y entramos a la carretera de pronto ella se arrimo donde mí y yo le tome de la mano, no pensé dos veces y le hice que cogiera mi verga por encima del pantalón, le dije que ahora le tocaba a ella hacerme terminar, me abrió la bragueta y se recostó sobre mi verga me la saco y empezó la más increíble de las mamadas, mientras ella hacia eso yo le introduje mis dedos por debajo de su pantalón en dirección al culito, eso la éxito mas y me chupo en forma desaforada, me lamió completamente, se bajo a mis testículos y los chupaba queriendo comérselo lo que me producía una mayor excitación, mientras que su cuerpecito se movía frenéticamente y ella mismo aplastaba su culito a mis dos dedos que los había ya metido adentro, se ayudo con su mano y mientras me chupaba me iba masturbando luego de unos 10 minutos ya no avance más y me corrí completamente en su boca, ella se comió mi semen y me limpio mi verga con su lengua, cerca de llegar donde mi hija nos arreglamos un poco y me dijo que si me había gustado, le conteste que me encanto y que me gustaría terminar en su vagina y en su culo, ella asintió y quedamos para la próxima semana, parece que por fin se va hacer realidad mi fantasía de toda la vida.
En realidad esa semana yo pase muy tenso pues no sabía cómo hacer para verle o para llevarle algún sitio, cuando estaba en el almuerzo en mi casa con mi mujer y mi hija, me dice mi mujer llamo mi hermana a pedirte de favor si le puedes ver ahora después del trabajo porque parece que un cliente le ha quedado mal y debe ir a cobrarle en la otra ciudad, sin acordarme en lo que habíamos quedado le dije que bueno pero no con agrado lo que le disgusto a mi mujer.
Salí de mi trabajo y le pase viendo, cuando estuvimos juntos y me dijo a donde me vas a llevar caí en cuenta que era el pretexto más idóneo para hacer el amor, tome rumbo a la zona de moteles y nos metimos en el mejor tenía un jacuzzi, le bese y le recosté en la cama donde estuvimos toqueteándonos un rato, nos desnudamos y nos metimos en el jacuzzi, seguimos abrazados y mientras saboreaba sus senos y le hacía que me chupe mi verga nos empezamos a excitar, le subí encima de mi verga y abrió completamente sus piernas para que ingresara placenteramente, que hermoso es culear en el agua no se acaba nunca, le bombeaba y le daba con todo cuando ya me iba a correr me dijo no mi amor no acabes dentro de mí, déjame saborear todo tu semen y la muy zorra se comió todo el semen, lamio mi pene hasta dejarlo limpio, tan limpio le dejo que ya se me había parado nuevamente y ella me dijo mi amor ahora si mi culito es todo tuyo, le abrí poco a poco le metí hasta dos dedos y ahí si creí prudente meterle en su culo le apunte y le clave de un solo golpe, grito muy apenas pero era tal su placer que empezó a aplastar mi verga con su culo le agrado tanto que muy pronto se corrió mientras que yo aguantaba porque no quería perder ese placer que tenia y disfrutaba a los 10 años de haberle deseado y de haberle tenido por primera vez, el mete y saca fue hermoso, pero más lo fue el rato que acabe y le llene su culo con todito mi semen.
Fueron las tres horas más felices que había pasado en mucho tiempo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada