viernes, 1 de enero de 2010

MI SOBRINA HACE EL AMOR CONMIGO


Celebrábamos el cumpleaños de uno de mis sobrinos y estábamos en una reunión familiar, mis hijas y mis sobrinos estaban tomando cerveza, los mayores disfrutábamos más bien de una amena charla, una de mis sobrinas decidió quedarse para ir a mi casa, quería ir al sauna e hidromasaje que tengo en mi hogar, nos retiramos y fuimos a mi casa, yo como de costumbre las tardes de domingo solía disfrutar de un relax en mi casa, cuando llegue me puse un pantalón de baño y me metí al hidromasaje unos diez minutos después llego mi sobrina con mi esposa y me dijo cuídale porque vamos a salir donde la tía que se ha caído y las niñas van conmigo en el carro.
Una vez que salió mi esposa, no había nadie en la casa, quedamos Liz así se llamaba mi sobrina y yo, la empecé a revisar minuciosamente y me di cuenta que a sus 18 años era realmente un mujeron, como no había llevado traje de baño tenía una camiseta sin sujetador y la tanga de una de mis hijas, era rubia ojos azules unos senos ni muy grandes ni muy pequeños unas bonitas piernas y un culito redondito, media 1,70 aproximadamente.Estábamos conversando en el hidromasaje muy animadamente, cuando de pronto como que se me desvaneció, la alcance a coger y no paso mayor cosa, le sugerí que se recueste en la camilla de masajes que disponía en el lugar, como no avanzaba a pararse, le fui llevando prácticamente pegada a mi cuerpo, mi miembro al estarle rozando su culito empezó a erectarse extremadamente, le puse en la camilla y me dijo tío me siento mal podrías quedarte conmigo, parece que las cervezas que tomamos en el almuerzo me hizo daño, le dije haré algo mejor, en este gabinete están todas las sales y cremas que utilizo con tu tía cuando le doy masajes, te voy a proporcionar unos deliciosos masajes, solo te pido que te relajes para que disfrutes.
Efectivamente empecé por masajear su cabeza, sus ojos, sus mejillas, nunca paso por mi tener algo con ella, todo hasta ese momento era natural, yo le pedía mientras masajeaba su carita angelical que cierre los ojos y se relaje completamente.
Así estuve por unos cuantos minutos, tome la crema en mis manos y me fui hacia sus piernas, me encontré que la tanga de mi hija era muy pequeña para ella y que los vellitos de su vagina sobresalían a ese pequeño hilo dental, me hice el disimulado y puse mis manos sobre esos deliciosos muslos, tenía unas piernas hermosas bien formadas unos pies suavecitos, mis manos recorrían cada una de sus piernas y ocasionalmente salían unos leves gemidos de su boquita, no sabía si dormía o solo tenía cerrados sus ojos, le pedí que se diera la vuelta es decir que se pusiera boca abajo, lo hizo y descubrí el culito más rico que pude haberme imaginado, tome mucha crema en mis manos y le di masajes en la espalda, no tenia sujetador, su espalda era delicada luego seguí bajando abrí sus piernas y golpeaba suavemente sus muslos con mis manos, yo estaba que sudaba pues ya mis manos debían tocar sus nalgas y su vagina y yo no sabía cómo reaccionaría, sin embargo tome valor y lo hice, mis manos levantaron apenas el hilo y se introdujeron en zonas prohibidas, note que ella se movió y gimió profundamente sus nalguitas se abrieron para recibir mis dedos, sus piernas se abrieron para que su conchita reciba mis manos, no dude en empezar a masturbarle, ella parecía que mi fricción inicial sin introducción le agradaba y se movía, mi pene estaba completa erecto y ya no aguantaba más, se notaba mi crecimiento pues mi pantaloneta de baño así lo dejaba ver, le frotaba sus nalguitas y le abrí con mis manos iniciando a introducirle un dedo en su culito pero muy superficialmente, ella movió su colita y más bien empujo para que entrara un poquito más, con el otro dedo intente introducirlo en su vagina y eso completo un primer orgasmo que ya no pudo resistirse y vi como sus fluidos cubrían mis dedos, solo dijo tío que rico que masajeas, me gustan tus masajes, le pedí que se pusiera boca arriba y empecé a masajear sus senos le quite su camiseta dejando sus bustos desnudos, que senos más ricos tenia, mis manos giraban alrededor de sus senos y mis dedos pellizcaban sutilmente sus pezones que se encontraban totalmente erectos, mis labios se acercaron dándoles un beso suave y delicado, ella me tomo por la cabeza e hizo que mis labios succionaran esos pezones erectos procedí a darle una espectacular mamada a sus senos, mientras mi mano derecha tocaba su rajita, masturbándole incesantemente, mientras eso ocurría yo me encontraba sin poder razonar lo que empezó como unos masajes naturales se me había escapado de las manos y lo peor es que yo no había aprovechado nada en mi beneficio, fue cuando decidí tomar la iniciativa y sacar provecho de la situación, le dije Liz yo ya no avanzo no sé si te percataste pero mi pene esta súper erecto y ya no aguanto más esta situación, debes tu ayudarme y que quieres que haga tío por lo pronto pajeame con tus manos y déjame introducirte en tu boca para que me chupes, le baje de la camilla y le hice arrodillar y me pego una espectacular aunque torpe mamada, parecía que no tenía la suficiente experiencia, le pregunte que si lo había hecho antes y me dijo que nunca había tenido sexo con nadie y que era su primera vez y que no se arrepentía porque todo fue producto de la casualidad, dicho eso me siguió mamando y luego de unos 10 minutos me pegue una tremenda corrida en su boca, mi semen salto dentro de su boquita produciendo la reacción de retirarse pero creo que mitad boto y mitad del susto se trago.
Mire el reloj y vi que faltaba como una hora para que mi mujer llegara con mis hijas, ya recuperada nos metimos en el hidromasaje de nuevo y ella se acerca a mí se pone de espaldas y me dice tío quiero que me des masajes en mi culo, saco mi verga todavía a medio erectar y le coloco en su culito y empiezo a abrirle poquito a poco ayudado por las manos y sosteniéndole de sus senos logre introducirle muy suavemente ella empezó a moverse y yo le bombeaba con todas mis ganas era mucho tiempo que no había metido por el culo a nadie y además a una linda jovencita, cuando ya me iba a correr quise sacar la verga pero no me dejo y me dijo no te ofrezco mi vagina por que todavía soy virgen pero a partir de ahora mi culo y mi boca serán siempre tuyos, acaba dentro de mi así lo hice y le inunde su culo con mi leche, le saque y le dije completa la faena límpiame con tu boca el semen que aún queda, me chupo, lamió todo mi semen restante y luego fuimos a ducharnos.
Cuando regresaron nos encontraron tomando un café en la sala de estar como si no hubiese pasado nada, fue una de las tardes de domingo más hermosas que he tenido en mucho tiempo, la próxima les cuento lo que paso en unas vacaciones en la playa con Liz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada