sábado, 16 de enero de 2010

NOS HICIMOS PAREJA CON MI HIJA


Actualmente tengo 48 años, somos una familia unida con tres hijos un varón y dos hembritas, la segunda de mis hijas muy buena estudiante termino a los 24 años la universidad y decidió seguir una maestría en Buenos Aires, a lo que accedimos y como padre me toco acompañarle a dicha ciudad a dejarle instalada.El día que salimos de nuestro país nos fueron a despedir mi esposa y mis otros dos hijos en el aeropuerto, luego de 8 horas de vuelo llegamos a la capital argentina y nos trasladamos a buscar un hotel, llegamos a uno que nos pareció bonito y pedí dos habitaciones, mi hija me dice papi pide una doble y nos va a salir más económico, en efecto así lo hice y procedimos a quedarnos, yo me sentía un poco incomodo pero mi hija parecía disfrutar estando conmigo, nos instalamos en nuestros cuartos y entro al baño a ducharse, salió con muy poca ropa dejando ver sus encantos femeninos que antes yo no los había reparado o nunca lo quise mirar.Esa noche salimos a comer y caminábamos abrazados como tantas veces lo hicimos en nuestro país cuando salíamos de vacaciones con toda la familia, pero en esta ocasión le sentía a ella mas cariñosa y como que se apegaba mas a mi cuerpo, luego de cenar pasamos por una especie de discoteca donde nos tomamos unos tragos y bailamos, la música era suave mi hija estaba puesta una mini falda y una camiseta apretada que dejaba ver sus bien formados senos que por cierto no eran muy grandes pero lucían muy ricos, ella me entrecruzo mis dedos y se apego bastante hacia mí, pronto sentí una erección y note como ella se apegaba mas a mi cuerpo, cuando termino una pieza caminamos a nuestra mesa tomados de la mano, como nos habíamos sentado juntos entre cruzo mi mano con la suya y la apoyo en sus desnudas piernas y mientras tomábamos un trago, jugaba con mi mano haciéndole recorrer por entre sus pierna, en ocasiones ya rozaba su braga, mi cuerpo empezó a reaccionar como hombre pero mi mente todavía no reaccionaba seguía pensando como padre, bailamos nuevamente y ella puso sus manos en mis hombros y recostó su cabeza en ellos, sus labios rozaban mi cuello y mi oído, mi pulso se aceleraba, mis manos rodearon su cintura y apretaron su cuerpecito contra el mío, mi miembro que se encontraba en total erección rozaba su pelvis y ella lo empujaba queriendo sentir más, cuando ya estábamos medio mareados decidimos retirarnos al hotel.Como hacía mucho calor me acosté con el bóxer que traía puesto, mi hija ingreso al baño y salió con una camiseta floja y su hilo dental, se notaba que no traía sostén, le dije mi amor tratemos de dormir que mañana hay que ir a la Universidad, ella me dijo puedo dormir contigo pues no traje mi peluche y yo siempre duermo con él, yo le dije ven pero no te olvides que yo duermo también siempre con tu mama.Dicho eso nos acostamos, ella puso su espalda hacia mí y rozaba con sus nalgas mi pene que ya estaba despertándose, cada vez movía sus nalgas y mi pene crecía mas, mis brazos le cobijaban sus pechos y mis manos rozaban sus senos que le hacían crecer a sus pezones, sin embargo no me atrevía hacer absolutamente nada, era tal el movimiento de sus nalgas que el semen de mi pene quedo en mi bóxer y yo solamente alcance a gemir, mi hija me dijo que te paso papito, a lo que yo le dije nada mi amor, me levante y me fui al baño a lavarme y cambiarme de bóxer, cuando regrese mi hija ya estaba dormida.Al amanecer note que una mano empezó a recorrer mi pene y este se desarrollaba cada vez más, yo me hice el dormido y solo disfrutaba de lo que mi hija hacía, muy pronto lo saco del bóxer y lo puso en sus labios dándome una mamada increíble, sus labios corrieron por mi glande su lengua mojaba todo mi miembro desde mis testículos, mis jugos seminales eran absorbidos por su boquita, yo no creía pero todo era tan rico que no demore mucho en correrme, vi como se tragaba todo mi semen y con su lengua recogía lo poco que había quedado en mi pene, ella fue a bañarse y cuando regreso cobijada solo con la toalla yo hice como que despertaba se acerco y me dio un beso nuestros labios casi se rozaron y me dijo te quiero mucho papito, yo alcance a decirle yo te quiero más mi amor, bajamos a desayunar fuimos a la universidad almorzamos juntos compramos varias cosas que necesitaba y luego fuimos a cenar, en el transcurso del día no conversamos absolutamente de lo que habíamos hecho, lo que si fue que todo el día caminamos como pareja cogidos de la mano o abrazados.En la noche cenamos en el hotel, pedí una botella de vino y muy pronto por la conversación se transformaron en tres botellas mas de vino, estábamos muy animados pues nuestra conversación era sobre tema sexuales, de cuando fue mi primera vez, que si hice con su mama el amor antes de casarnos, que con cuantas mujeres me había acostado, yo aproveche igual para preguntarle que si había tenido relaciones antes, que con cuantos novios se había acostado, pues ella ya caminaba a los 24 años, mi sorpresa fue grande cuando me dijo que no se había acostado con nadie y que lo poco o mucho que sabía de sexo era porque veía mis películas pornos que yo tenía en mi videoteca. Luego de esas conversaciones subimos a la habitación creo que los dos nos encontrábamos extremadamente excitados, pero ninguno de los dos quería tomar la iniciativa para estar juntos, de tal forma que nos duchamos y nos acostamos en la misma cama, ropa muy ligerita de ambos y abrazados como si fuéramos pareja Muy pronto tenía su culito apegado a mi pene y este ya se encontraba desarrollado, empezó un movimiento muy agradable aunque no había besos ni palabras todo se traducía en ese movimiento sensual de sus nalgas y el crecimiento desmedido de mi verga, mientras con la una mano agarraba unos de sus senos con la otra le retire su braga y deje en libertad mi verga que se encauzo en el canal de sus dos nalgas, poco a poco me iba moviendo al igual que mi hija mi verga dejaba salir jugos seminales humedeciendo su culito, cuando de pronto mi verga se introdujo pero no sabía si en la vagina o en el culo, sin embargo calladamente empezamos un juego cómplice del mete y saca, con mi mano izquierda que se encontraba libre tope mi verga y descubrí que se la tenía metido a medias en el culito, empecé entonces a tocarle el clítoris con mi mano y a moverme más rápidamente, oí un leve gemido y presentí que se había producido un orgasmo por parte de mi hija, seguí en el mete y saca y cuando ya no avance más me corrí completamente en el culito de mi hija, ahí se lo deje metido le cogí el otro seno con mi mano izquierdo y abrazados dormimos el resto de la noche. En la mañana nos despertamos y mi hija me dice papito me gusto lo que hiciste anoche, yo le respondí que mas me había gustado lo que me mamo y se comió todo mi semen la noche anterior, desde ese rato nos transformamos en pareja, amantes, cómplices y sellamos nuestro amor con un largo beso con un juego de lenguas demasiado profundo, nos tiramos a la cama y muy pronto nos quedamos desnudos, hicimos un espectacular 69 mi lengua y mis dedos provocaron dos orgasmos en mi hija me comí sus jugos vaginales y me gustaron, con mi lengua recorrí su toda su caverna vaginal lamiendo cada uno de sus orgasmos, finalmente cuando ya no avanzaba a sostenerme mi verga inundo de semen su boca, ella se trago completamente y lo que se había escapado de su boca con mi verga le empuje hacia dentro y ella aprovecho para lamerme y recoger con su lengua todo el semen que se había quedado en mi verga.Recostados en la cama desnudos muy pronto sentí como mi verga se empezaba a parar mi hija la tenía con su mano y con su boca jugaba con mi glande y su lengua recorría el largo de mi verga y terminaba metiéndose mis testículos en su boca, de pronto se sube encima mío y con su mano se introduce mi verga en su vagina, yo le dijo que eso no, pero ya fue muy tarde y empezó a cabalgarme en veloces movimientos circulatorios, poco a poco fue excitándose al igual que yo, dos orgasmos de ella y yo renuente a acabar dentro de su vagina, finalmente se la saque y le introduje en su culo terminándole dentro de ella y regándole completamente mi semen, ella me reclamo de que porque no acabe en su vagina le dije mi miedo de embarazarle, pero le prometí meterle y acabar en su vagina cuando este en días propicios.Debo contarles que me quede diez días en Buenos Aires, fue la experiencia más hermosa prácticamente diez días nos pasamos haciendo el amor por lo menos 4 veces diarias, cuando le deje instalando me regrese a mi país prometiéndole cada 6 meses ir a visitarle mientras dure sus dos años de postgrado. Efectivamente yo iba a Buenos Aires en cualquier pretexto y pasábamos amándonos, cuando termino su posgrado regreso al país y hasta ahora que han pasado ya 10 años lo seguimos haciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada